Diego, Pepita, Miguel, María y Elena

Familia Colaboradora

“La gran aventura de ser familia colaboradora”

Testimonio Josefa - Familia colaboradora

Comparte este testimonio

Pepita, Diego y sus 3 hijos, decidieron apoyar a de un niño de 11 años. Ahora ya tiene 16 y con él han aprendido lo que es el amor incondicional.

Soy madre, tengo tres hijos, el mayor es síndrome de Down. Lo señalo porque alguien puede pensar que esto es una dificultad para ser familia colaboradora, pero no, precisamente esto es lo que me animó.

Ser padres y madres no es nada fácil, cada etapa de sus vidas es un reto que no sabes si has superado hasta que estás en la siguiente. Creí haber experimentado todos los retos hasta que con once años llegó él a nuestra familia, ¡¡ahora tiene dieciséis!!!

Con él estoy aprendiendo lo que es el amor incondicional y he podido conocer la realidad de tantos nin@s y jóvenes que crecen sin saber lo que es una «verdadera familia».

A esas personas que ahora se preguntan, ¿seré capaz?, las animo a vivir esta gran aventura de ser familia colaboradora y a no tener miedo porque de lo único que debemos arrepentirnos es de no haberlo intentado

Comparte este testimonio

Quizás también te interese:

Familia Colaboradora

Elena y Chema tienen dos hijos y son Familia Colaboradora de Jacobo, un chico de 13 años con una discapacidad leve. Los días que pasan juntos son mágicos y llenos de momentos entrañables. Este es su testimonio

Familia colaboradora

Hélène y Erwin colaboran con dos hermanos. Comenzaron la relación de colaboración con Ibrahim y, un año después, con David, su hermano menor. Visitan a la hermana pequeña y a su madre de acogida permanente a menudo, para que disfruten de su familia extensa, su tribu.

¿NOS AYUDAS A...

que todas las niñas, niños
y jóvenes crezcan con amor y plenitud?