A nuestro amigo Pablo

A nuestro querido amigo Pablo:

¡¡Qué decir de la persona que nos hizo conocer la realidad del vertedero municipal de Encarnación y la realidad de la comunidad que vivía dentro de ese basural!!

Desde el primer día nos acogiste en tu casa como si fuéramos de tu familia y te pusiste al servicio de la causa que nos llevó a esa ciudad. Poco hablador pero dispuesto y servicial hasta agotarte. “Las españolas”, como nos llamabas, teníamos mucho trabajo y poco tiempo, había que aprovechar cada segundo de nuestra estancia allí. Íbamos de un lado a otro sin parar, del cansancio se te ponían los ojos rojos, pero jamás te quejabas, y aunque te costaba expresarte, no te faltaban detalles para que nos sintiéramos siempre como en casa. Nos sentíamos protegidas por ti y nunca dejabas de ofrecernos tu cariño.

Cuando volvíamos de Paraguay, te quedabas como referente y responsable de las gestiones que quedaban por hacer allí. Siempre leal y confiable. Cuando, más tarde, empezaste a trabajar en los proyectos de Crecer con Futuro, fuiste un gran compañero y muchas de las personas de la comunidad te llegaron a querer como un amigo.

La última vez que estuvimos contigo y con tu familia fue hace unos meses, mayo de 2018 y, como siempre, te mostraste cercano, cariñoso y familiar. De nuevo nos sentíamos dos miembros más de tu hermosa familia a la que tanto queremos.

Te han robado la vida, Pablo, han roto una bonita familia y han dejado a muchos amigos destrozados, entre ellos a nosotras. Pero las personas buenas como Tú, nunca mueren, Pablo, porque permanece en los corazones de la gente con la que han convivido.

Tu estarás para siempre con nosotras, con tu familia, con la comunidad, con el equipo de Crecer con Futuro – Paraguay, tus amigos, con todos aquellos que tuvieron la suerte de conocerte y compartir contigo…

                   Hasta siempre y por siempre…

                                     Tus compañeras y amigas de Crecer con Futuro – España.

1 comentario
  1. Yolanda vega
    Yolanda vega Dice:

    Hay personas que pasan por la vida sin que nadie se entere y otras nos dejan huella en nuestros corazones y Pablo es una de ellas. Gracias por tu buen hacer

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *